2019 – Año de Comunión al interno de nuestra Congregación SSpS

Nuestra interculturalidad, como SSpS, es una expresión de los muchos rostros del Espíritu.

La humanidad expande su conciencia a horizontes globales. A la vez, muchos pueblos encuentran dificultad para mantener su propia identidad cultural y su soberanía nacional. En nuestra vida comunitaria experimentamos, a la vez, las riquezas y los desafíos de la interculturalidad e intergeneracionalidad.

  • Tomamos conciencia y nos hacemos cargo de las luces y sombras de nuestra interculturalidad e intergeneracionalidad. Nos abrimos a la transformación permanente que supone el encuentro con lo diverso y lo desconocido.

Nuestra formación hoy, inicial y permanente, nos exige apertura a cambios de paradigmas en la expresión de nuestra vida consagrada, la vida comunitaria y los estilos de liderazgo. Las estructuras Congregacionales y los estilos de liderazgo deben facilitar la comunión y la participación. Experimentamos la importancia del discernimiento comunitario y el liderazgo participativo. Asimismo, colocar a los pobres en el centro de nuestras opciones, nos lleva a interpelarnos sobre el modo en que tomamos las decisiones, la forma en que llevamos a cabo nuestros apostolados y la manera en que disponemos de nuestros recursos humanos y financieros.

  • Evaluamos y damos nuevas formas a nuestras estructuras congregacionales para que ellas sirvan mejor a la misión.
  • Empleamos métodos apropiados de discernimiento comunitario en nuestra toma de decisiones.
  • Examinamos nuestro estilo de vida a la luz de nuestro compromiso total con la misión y nuestra solicitud por las personas marginadas
II Encuentro de Educadores de la Provincia

II Encuentro de Educadores de la Provincia

«Escuelas SSpS: Innovación y Misión Educativa»

El pasado jueves 7 y viernes 8 de junio del corriente año se realizó el II Encuentro de Educadores Católicos pertenecientes a la Congregación de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo de la Provincia del Paraguay en el colegio Espíritu Santo de María Auxiliadora, participaron los docentes de los colegios Espíritu Santo de Pirapó, Juan León Mallorquín y María Auxiliadora.

Las distintas comunidades llegaron a partir de las 13: 30 hs. El acto de apertura dio inicio a las 15: 00 hs. con la participación de autoridades civiles, educativas y eclesiásticas invitadas para la ocasión.

Posteriormente, se realizó una merienda y socialización de los docentes participantes y acto seguido el Prof. José Basili compartió las Memorias de las Asambleas de Educadores Católicos realizadas hasta el momento.

Más tarde, se participó de la Santa Misa de Acción de Gracias en la Parroquia y se concluyó la jornada del día con la cena y un momento artístico con presentaciones especiales de las distintas comunidades de manera amena, participativa y dinámica.

El viernes 8 se iniciaron las actividades a las 6: 30 hs. con un momento de reflexión en la Parroquia con el Prof. Richar González. Seguidamente, en el colegio se realizó el desayuno y luego se procedió a la participación por grupos de una Reflexión profunda sobre el Padre Fundador San Arnoldo Janssen referente a la Oración del Cuarto de Hora; la actividad fue guiada por los participantes de la VIII Asamblea Panamericana de Educación, realizada en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Al término de la reflexión, todos los participantes se reunieron en la explanada principal de la institución para el descubrimiento de un cuadro que representa a la Familia Arnoldina en el Paraguay, con imágenes representativas de las distintas comunidades asentadas en la provincia.

Posteriormente, la empresa Fundación en Alianza presentó una charla sobre el tema “El arco iris de mi vida” que hace referencia a una reflexión personal sobre el autoconocimiento.

Terminada la charla se compartió el almuerzo y luego se hizo una reunión por comunidades para tratar las líneas de acción propuestas por la VIII Asamblea Panamericana de Educación; en este sentido se propone la fijación de actividades concretas a ser organizadas en las instituciones.

Por último, se compartieron las ideas propuestas por las distintas comunidades que se llevarán a cabo en el periodo de un año, previo al siguiente Encuentro de Educadores Católicos que se fijó llevar a cabo en el Colegio Espíritu Santo de Pirapó.

 Finalmente, se realizó la evaluación escrita del Encuentro con una presentación creativa; las cuáles coincidieron la buena organización del evento que estuvo a cargo del Colegio Espíritu Santo de María Auxiliadora. Todos los participantes estuvieron conformes y elogiaron el Encuentro de Educadores Católicos que culminó con éxito a las 17:00 hs. con la promesa de un nuevo encuentro en agosto del año 2019.

Profesor José Luis Basili Carreras

Coordinador de Bachillerato Técnico del CESMA

Algunas imágenes:

TRIENIO DE LA JUVENTUD “Abrazarse a Cristo Jesús”

TRIENIO DE LA JUVENTUD “Abrazarse a Cristo Jesús”

El Paraguay tiene una riqueza impresionante en cuanto a la cantidad de jóvenes, del total aproximado de la población (7.000.000.-) éstos son 2.000.000.- de entre 15 a 29 años. Por eso, para una mayor y mejor atención a este grupo en potencia del país la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) elaboró el Trienio de la Juventud (2017-2019) bajo el lema: “Abrazarse a Cristo Jesús”.

El Obispo de la Diócesis de Encarnación, Mons. Francisco Pistilli, entre otros objetivos quiere “impulsar una renovación pastoral para atender a los jóvenes en su realidad y en sus circunstancias, en sus búsquedas y en sus logros, dentro de una Iglesia renovada con profunda vocación misionera, dispuesta al encuentro personal con Jesús”. Movido por esto, promueve los encuentros con jóvenes en los decanatos, se realiza misiones y campamentos.

Fue en marzo del año pasado que el Asesor de la Pastoral Vocacional y de Jóvenes Misioneros (JOMIS), el Padre Aldo López, me invitó a integrar el equipo de la Pastoral Vocacional y acompañar en la formación de los jóvenes misioneros (JOMIS).

El equipo de la Pastoral Vocacional Diocesana está integrado por un sacerdote, religiosas de cinco congregaciones y parejas de matrimonios. Los encuentros de la Escuela Vocacional se realizan en las distintas comunidades religiosas una vez al mes. Así pueden conocer el carisma y la espiritualidad de las distintas congregaciones que integran el equipo.

Participé en la misión juvenil que se realizó en el mes de julio, en la Parroquia de San Miguel, distrito de Cambyreta; estuvieron 500 jóvenes acompañados de religiosas, sacerdotes, seminaristas y catequistas. El Obispo celebró la Eucaristía; en la homilía animó a los jóvenes con el mensaje del Papa Francisco: “La misión es el corazón de  la fe cristiana. Los jóvenes son la esperanza de la misión”. Al finalizar la Eucaristía cada joven recibió una cruz bendecida por el Obispo, quien los envió a las distintas capillas, donde fueron recibidos por los coordinadores de éstas e iniciaron las visitas a las familias y enfermos.

Se han realizado encuentros masivos con los jóvenes; aproximadamente participan unos 500 jóvenes de los distintos grupos juveniles y movimientos: Emaús, Getsemaní, Schoenstatt, Jomis, Legión de María, Posta, etc. El stand de la Pastoral vocacional, que suele ser preparado, es visitado por estos jóvenes que reciben los trípticos de las distintas Congregaciones y frases del Papa Francisco, así como también frases de textos bíblicos sobre el llamado. Los jóvenes con mucha confianza se acercan a hacer preguntas e inquietudes que tienen de la Vida Religiosa.

En el mes octubre los jóvenes misioneros (JOMIS) prepararon con creatividad la celebración del DOMUND. Hemos formado cinco grupos por cada continente para elaborar un banner con símbolos que identifican a cada uno, investigando los datos de la situación religiosa, social y económica. Luego visitamos las parroquias para hablar sobre el objetivo del DOMUND y recoger la colecta para la ayuda de la misión.

Se realizó un “Festival Misionero” con la participación de la Infancia Misionera, Adolescencia Misionera y Familia Misionera, y los distintos movimientos juveniles.

En las vacaciones de enero pasado realizamos un campamento juvenil diocesano denominado “CAMPEMIA” que involucró a todos los coordinadores de la Pastoral juvenil  que se encargaron de animar a  los 700 jóvenes  participantes.

El entusiasmo contagiante de los jóvenes nos ayudó a todos a seguir alabando al Señor por esta manifestación de alegría y acción de gracias a Dios. Queremos apostar y confiar en nuestros jóvenes.

Hna. María Cristina Toledo

 

Esperanza en el Bañado Sur

Esperanza en el Bañado Sur

“En verdad les digo que, cuando lo hicieron con algunos de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí”. Mt 25,40

El Bañado Sur de Asunción, situado a la orilla del río Paraguay y al pie de un basural, viven miles de personas al límite y en la extrema pobreza en casas humildes comunicadas con calles escabrosas sin asfaltar en una zona donde la escasez, la delincuencia, la drogadicción y las familias desestructuradas forman parte de la realidad cotidiana. Sin embargo, la otra cara de la moneda nos muestra que a pesar de estas realidades, hay esperanza y la voluntad de salir adelante, de crear redes de solidaridad.

Así nos demuestra en sus propias palabras, la Hna. Francisca Báez, quien semana tras semana, visita a la gente del Bañado Sur.

«Muchas son las necesidades que reclaman nuestra presencia misionera entre una multitud de personas que viven a la orilla del Río Paraguay, lugar de frecuentes inundaciones.

Los días lunes desde la mañana hasta la tardecita me instalo en ese lugar para asistir a algunos ancianos y ancianas, sobre todo enfermos, la mayoría de ellos se sienten solos, porque los hijos o nietos que viven con ellos deben salir a trabajar en el vertedero de Cateura, lugar donde se depositan las basuras para el reciclado, o realizar otro empleo  para el sustento de la familia.

Dedico alrededor de una hora a cada casa, escucho a la gente, conversamos un rato y luego les leo un texto bíblico que llevo preparado para compartir. Hacemos la oración por la familia, seguidamente, ellos agregan sus intenciones. Cuando están otros miembros de la familia también participan con gusto. A los enfermos les llevo la Santa Comunión, y son muy agradecidos. Esta pequeña celebración semanal en las casas les conforta mucho y les motiva a sobrellevar sus situaciones de soledad y sufrimientos.

Esta experiencia para mí, es muy enriquecedora, aunque se trata de algo muy sencillo, es muy significativo. Siento que recibo más de lo que doy, porque ellos me transmiten su fe sencilla y su fortaleza en su lucha de cada día.

Es muy gratificante compartir con estas personas sencillas quienes aprecian mucho esos ratos de estar con ellos, sobre todo para escucharlos.

Al despedirme de ellos siempre me agradecen mucho y me dicen que me esperan el siguiente lunes.

Doy gracias a Dios por mi vocación Religiosa Misionera, que cobra sentido cuando comparto con mis hermanos más pobres y necesitados.»

 

I Jornada Mundial de los Pobres

I Jornada Mundial de los Pobres

«No amemos de palabra sino con obras»

“Si realmente queremos encontrar a Cristo, es necesario que toquemos su cuerpo en el cuerpo llagado de los pobres, como confirmación de la comunión sacramental recibida en la Eucaristía. El Cuerpo de Cristo, partido en la sagrada liturgia, se deja encontrar por la caridad compartida en los rostros y en las personas de los hermanos y hermanas más débiles»” (Papa Francisco)

El Papa Francisco, en su carta apostólica «Misericordia et Misera», presentada al final del Jubileo del Año de la Misericordia de la Iglesia, el 20 de noviembre de 2016, ha establecido la Jornada Mundial de los Pobres, que se ha de celebrar el 33° domingo del tiempo ordinario – este año será el domingo 19 de noviembre. La idea surgió, explicó, durante el Jubileo para las personas excluidas socialmente que tuvo lugar en el Vaticano casi al final del Jubileo, destacando en particular los desamparados.

“Precisamente hoy, cuando hablamos de exclusión, vienen rápido a la mente personas concretas; no cosas inútiles, sino personas valiosas. La persona humana, colocada por Dios en la cumbre de la creación, es a menudo descartada, porque se prefieren las cosas que pasan. Y esto es inaceptable, porque el hombre es el bien más valioso a los ojos de Dios. Y es grave que nos acostumbremos a este tipo de descarte; es para preocuparse, cuando se adormece la conciencia y no se presta atención al hermano que sufre junto a nosotros o a los graves problemas del mundo… Hoy, en las catedrales y santuarios de todo el mundo, se cierran las Puertas de la Misericordia. Pidamos la gracia de no apartar los ojos de Dios que nos mira y del prójimo que nos cuestiona… especialmente al hermano olvidado y excluido, al Lázaro que yace delante de nuestra puerta. Hacia allí se dirige la lente de la Iglesia.… A la luz de estas reflexiones, quisiera que hoy fuera la «Jornada de los pobres»”.
(Papa Francisco,  13 de noviembre de 2016)

Estas palabras del mensaje del Papa Francisco, pueden ser una guía para la celebración de esta jornada, pues es un llamado a salir de nuestras certezas y comodidades, reconociendo el valor fraterno con los pobres, no como destinatarios de una “buena obra”; sino como el encuentro con Cristo pobre encarnado en los hermanos víctimas de la cultura del derroche y del descarte.

Signficado del logotipo y lema:

La dimensión de la reciprocidad se ve reflejada en el logo de la Jornada Mundial de los Pobres. Se nota una puerta abierta y sobre el umbral dos personas que se encuentran. Ambas extienden la mano; una para pedir ayuda, la otra porque quiere ofrecerla. En efecto, es difícil comprender quién de los dos sea el verdadero pobre. O mejor, ambos son pobres. Quien tiende la mano para ayudar está invitado a salir para compartir. Son dos manos tendidas que se encuentran donde cada una ofrece algo. Dos brazos que expresan solidaridad y que incitan a no permanecer en el umbral, sino a ir a encontrar el otro. El pobre puede entrar en la casa, una vez que en ella se ha comprendido que la ayuda es el compartir. En este contexto, las palabras que el Papa Francisco escribe en el Mensaje se cargan de un profundo significado: “Benditas las manos que se abren para acoger a los pobres y ayudarlos: son manos que traen esperanza. Benditas las manos que vencen las barreras de la cultura, la religión y la nacionalidad derramando el aceite del consuelo en las llagas de la humanidad. Benditas las manos que se abren sin pedir nada a cambio, sin «peros» ni «condiciones»: son manos que hacen descender sobre los hermanos la bendición de Dios.” (n. 5).

Algunas pautas para la animación:

El papa Francisco nos invita a ser una Iglesia viva, donde la imaginación y la creatividad estén al servicio de lo mejor del ser humano para ponerlas al servicio de la solidaridad con los más pobres, al igual que hacía Jesús. No sólo se trata de realizar acciones para ellos sino con ellos y así dejarnos enseñar y evangelizar por la realidad que están viviendo.

Siguiendo las sugerencias de Caritas Internationalis a todas las Cáritas hermanas del mundo para celebrar esta Jornada, apuntamos algunas ideas.

¿Qué podemos hacer?

  • Celebrar la Eucaristía en un lugar simbólico aprobado por el Obispo diocesano, delegado episcopal, párroco… con la participación de las Cáritas diocesanas, parroquiales, comunidades, agentes y personas participantes de los programas.
  • Como sugerencia del Papa, que las comunidades parroquiales inviten a los pobres a sentarse en la mesa de la Eucaristía para hacer más vivo el significado de la comunión y la fraternidad.
  • Organizar momentos de encuentro y reflexión sobre el sentido de la iniciativa del Papa e identificar acciones y gestos concretos que todos puedan realizar en la vida cotidiana y que sean transformadores del estilo de vida de las personas y las comunidades.
  • Reunirse en algún lugar simbólico para la Iglesia local y las Cáritas diocesanas y otras entidades al ser- vicio de la caridad (hospitales, escuelas, centros escucha y atención, residencias de mayores, pisos de acogida, centros sin hogar, otras organizaciones sociales…) con la participación de las personas más pobres, como una ocasión especial para compartir y celebrar la vida, orar, comer, divertirse, ser solidario y testimoniar una nueva fraternidad.
  • Organizar espacios de escucha activa como mesas redondas, reuniones, encuentros donde las personas más pobres compartan su experiencia de vida, su visión de la realidad, sus deseos y sus sueños.
  • Organizar de forma expresa visitas a hospitales, centros penitenciarios, residencias y otros lugares donde poder encontrarse con las personas presentes y dedicarles tiempo y atención más allá de la formalidad cotidiana o de la atención habitual profesional.

En la medida de lo posible, la propuesta es poder ir organizando y pensando todos juntos las acciones a preparar para celebrar esta jornada mundial.

La celebración de esta Jornada es una ocasión especial para poner de manifiesto la participación y la aportación de los más pobres en la vida de las comunidades como un verdadero signo de evangelización y compromiso.

En el siguiente link:

Mensaje MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO I JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES