EL PRINCIPIO…

En respuesta a la llamada del Espíritu Santo y a las necesidades de los pueblos donde los servicios de las mujeres son cruciales, el 8 de Diciembre de 1889 en Steyl en los Países Bajos, Arnoldo Janssen, fundador de la Sociedad del Verbo Divino (SVD) , junto con la madre María, Helena Stollenwerk y la madre Josefa, Hendrina Stenmanns, sienta las bases de la congregación de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo (SSpS) , como una comunidad religiosa-misionera dedicada al Espíritu dador de vida. En 1896 se establece una nueva congregación, Siervas del Espíritu Santo de Adoración Perpetua (SSpSAP).  Inicialmente las dos fundaciones para hermanas son una única congregación con dos ramas que dependen administrativa y financieramente de la SVD.
 

EL NOMBRE DE LA CONGREGACIÓN…

Congregación Misionera de las Siervas del Espíritu Santo – SSpS

El ofrecimiento personal de Arnoldo Janssen al Espíritu Santo, hecho en Viena, Austria el 3 de octubre de 1887, es una expresión concreta de su deseo de llegar a conocer la grandeza del amor del Espíritu. Este deseo nace de su profundo arraigo en la Trinidad.
Dos años más tarde, cuando él le da a la nueva congregación femenina el nombre de Siervas del Espíritu Santo, confirma su consagración al Espíritu, y reconoce el papel central del Espíritu en la Iglesia.
En su camino de fe, Arnoldo llega a entender al Espíritu Santo como el Padre del Amor; y dador de vida y al amor unificador del Espíritu Santo como la verdadera fuente de dinamismo misionero de la Iglesia.
El deseo último de nuestro Fundador es que el amor del Espíritu sea una inspiración para los demás. Él describe el objetivo especial de las Hermanas de la siguiente manera: “amar al Espíritu Santo como el Padre del Amor y el dispensador de las gracias, para adorarlo y glorificarlo a Él, y para tratar de difundir el amor y la devoción a Él en los demás”. Incluso llama al Espíritu Santo el Padre de la Congregación.
En 1914, por diversas razones, el nombre de ‘Sociedad de las Siervas del Espíritu Santo’ (en latín SSSS) que estaba habitualmente en uso, se cambia al  de ‘Congregación de las Siervas del Espíritu Santo’ (SSpS). Cuando la tercera edición revisada de las Constituciones se presenta para su aprobación en 1925, la Congregación, que ahora es distinta de la de las SSpSAP, se conoce por primera vez como ‘Congregación Misionera de las Siervas del Espíritu Santo’. En el momento de la aprobación definitiva de las Constituciones en 1938, ‘Congregación Misionera de las Siervas del Espíritu Santo’ se convierte entonces en el nombre oficial de la Congregación.


Somos una Congregación Religiosa Misionera que servimos dentro de la Iglesia Católica para anunciar a todos el amor salvífico de Dios Uno y Trino.

 Esta espiritualidad y carisma heredamos de nuestro Padre Fundador, Arnoldo Janssen.

 Arnoldo fue un hombre del siglo XIX, una persona realmente con una visión amplia… Hoy, son tres las congregaciones que transmiten su deseo:

 «QUE VIVA DIOS UNO Y TRINO EN NUESTROS CORAZONES Y EN LOS CORAZONES DE TODAS LAS PERSONAS«