León XIII con la encíclica “Rerum Novarum”:

«Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo» GS 1.

1967 – Instituyó   la Pontificia Comisión de Justicia y Paz.

“…no tiene más misión que mantener abiertos los ojos de la Iglesia, el corazón sensible y la mano pronta para la obra de caridad que está llamado a realizar con el mundo, con objetivo de promover el progreso de los pueblos más pobres y favorecer la justicia social entre las naciones.”

…” La misión de predicar el Evangelio en el tiempo presente requiere que nos empeñemos en la liberación integral del hombre ya desde ahora, en su existencia terrena. En efecto, si el mensaje cristiano sobre el amor y la justicia no manifiesta su eficacia en la acción por la justicia en el mundo, muy difícilmente obtendrá credibilidad entre los hombres de nuestro Tiempo.”   Justicia en el mundo  – 1971

Respuesta de nuestra generación fundadora al problema social

VII Capítulo General (1972) expresaba: “Al implicarse en los problemas sociales las hermanas tratan de sentar las bases de una vida según el Evangelio.»

El tema de Justicia y Paz aparece por primera vez en VIII Capítulo General – 1978-

IX Capítulo General (1984)  se aprueban nuestras nuevas constituciones, las que, al retornar a las fuentes de nuestro carisma coloca la MISIÓN en su lugar central.

El X Capítulo General -1990- emite una declaración sobre JUPIC y la defensa de la vida humana , señalando que “la promoción de la justicia es parte integral de nuestra llamada religiosa misionera”. Se agrega una coordinadora de JUPIC a la Secretaria Misional a nivel congregacional.

El XI Capítulo General (1996) …la secretaria misional y la coordinadora de JUPIC – JUPIC es una dimensión esencial de la misión, la cual se define básicamente como relación enraizada en la Trinidad” según lo había expresado el documento Capitular.”


2012 – Seminario Internacional de JUPIC.- Steyl –

Hemos visto al Señor que nos invita a una conversión personal y comunitaria, interpelándonos a proclamar con alegría su Resurrección y una vida plena en Él. Está experiencia reaviva nuestra pasión y nos compromete decididamente a hacer de JUPIC UN ESTILO DE VIDA.

A la luz de nuestras Direcciones del 13º Capítulo General y de este Seminario de JUPIC, nos comprometemos a:

  • Trabajar por lograr la integración de JUPIC en todas nuestras comunidades y ministerios;
  • cuidar la Integridad de la Creación;
  • optar  conscientemente por la no violencia como estilo de vida;
  • responder creativamente a las realidades de nuestro tiempo donde la vida está amenazada;
  • trabajar en red dentro de nuestras Provincias/Regiones, SSpSAP, los SVDs, con VIVAT Internacional, los laicos y otros.

JUPIC es un valor esencial de nuestra Congregación. Nuestra Generación Fundadora en sus esfuerzos por responder a los pobres y a las realidades de su tiempo, nos ha mostrado el camino. Nosotras nos comprometemos a continuar su espiritualidad, su visión y misión en el mundo de hoy.

SSpS Seminario Internacional JUPIC